EL CHUPETE

Tete, Pipo, chupador, chupón, chupeta… diferentes palabras para denominar al mejor amigo de los bebés en sus primeros meses de vida: el CHUPETE.

Chupete

¿Por qué puede ser un gran aliado?

Porque ayuda al bebé a tranquilizarse y por tanto, a dormir más plácidamente y en determinados momentos como los cólicos u otras molestias, también les ayudarán a liberar sus tensiones.

Según algunos estudios, el uso del chupete podría favorecer el desarrollo de los mecanismos cerebrales que controlan el desarrollo de las vías respiratorias superiores, por lo que podría reducir hasta un 90% el riesgo de sufrir una muerte súbita. 

Sin embargo, no todo son ventajas. Si el uso del chupete se prolonga en el tiempo, puede ocasionar malformaciones dentarias además de crear dependencia en el bebé. En este caso, deberíamos restringirlo progresivamente. 

Mantener una higiene correcta, cumplir las normas de seguridad y moderar su uso a partir de los 2 años de edad nos ayudará a evitar cualquier posible inconveniente.

¿Y qué pasa si me cuesta limitar el uso del chupete? 

Llegados a una determinada edad, puede que se resistan a deshacerse de su gran aliado. No es de extrañar, ya que muchas veces lo utilizan para no sentirse solos y sobrellevar situaciones difíciles para ellos, como separarse de su mamá en la guardería. Es por esto por lo que debemos tener paciencia en este tema.

Leer cuentos que le ayuden a entender la importancia de deshacerse del chupete, permitirle su uso solamente a la hora de dormir y premiarle por el esfuerzo, o hacerle ver que el chupete ya es cosa del pasado y que ya es perfectamente capaz de hacer cosas de mayores, puede ayudar en la época de desintoxicación. En cualquier caso, no le grites ni te enfades con él. Es mucho más efectivo hacerle ver que es algo que hay que hacer.

Escriba un comentario

Usted debe ser registrado escribir un comentario.