EL PODER DEL INCIENSO

Uno de los sentidos más olvidados y al que muchas veces se le da menos importancia de la que tiene es el sentido del olfato. A través de él percibimos olores que nos ayudan a identificar objetos y sustancias de nuestro alrededor. Las moléculas de olor entran por las fosas nasales y llegan a nuestro cerebro, que se encarga de interpretarlo. 

Incienso Los Cesteros

¿Cuántas veces un olor te ha recordado a una persona o a un hecho del pasado?

Eso es porque tenemos memoria olfativa.

Nos damos cuenta entonces, de que podemos utilizar la capacidad de este sentido para crear sensaciones. De aquí surge la Olfatoterapia, como rama de la Aromaterapia.

¿Qué efectos pueden tener los aromas del incienso en nuestro organismo?

Como ya hemos dicho en nuestra presentación, el olfato va directamente conectado a nuestro cerebro, en concreto a nuestro sistema emocional e inconsciente. De este modo, además de servir para perfumar una habitación, nos ayuda de forma inconsciente a experimentar una serie de sensaciones como puede ser la relajación, en el caso del incienso de lavanda.

Si nos ponemos muy místicos, el incienso puede utilizarse para alejar malas vibraciones y purificar nuestras energías. Se suele utilizar en muchos centros de yoga por este motivo.

¿Cómo utilizar correctamente el incienso?

El incienso genera humo, por lo que tienes que tener en cuenta la ventilación de la habitación donde vayas a usarlo. No lo pongas en sitios de paso de corriente.

Las varillas de incienso siempre se deben encender con cerillas.

Se coge una de las varillas y se coloca en el hueco del portainciensos, y se prende el extremo contrario. Una vez empiece a quemar, soplaremos ligeramente para que la combustión sea lenta.

¡Ahora empieza a disfrutar de todos los beneficios que ofrece!

Escriba un comentario

Usted debe ser registrado escribir un comentario.