LOS SENTIDOS EN EL BEBÉ

¿Qué sienten nuestros bebés? ¿Qué pueden ver y oír? ¿Cuál es el sentido qué más desarrollado tienen? Respondemos a estas preguntas con una descripción del desarrollo de cada uno de los cinco sentidos. 

Los sentidos en el bebé

El oído

Es uno de los sentidos más desarrollados. El bebé ya percibe los sonidos a través del líquido amniótico. Cuando nacen, parte de este líquido queda atrapado en sus oídos, produciendo una sordera temporal, que pasará a las pocas horas.

Cuando están en la tripa de su mamá los sonidos le llegan amortiguados, y al nacer le molestarán los sonidos fuertes. Hay que tenerlo muy en cuenta en las visitas al recién nacido, ya que las voces altas les incomodarán.


El gusto 

Otro de los sentidos que se desarrolla en el embarazo es el sentido del gusto. Saben distinguir entre los sabores salado y dulce, y es este último el que más les atrae. La leche materna es muy dulce, por lo que no es de extrañar que se decanten por estos sabores.

El tacto

Uno de los más importantes para el bebé, puesto que es su modo de comunicarse con el exterior. Pueden percibir los sentimientos a través del contacto con su madre.

Son capaces también de detectar cambios de temperatura, caricias, o la textura de un objeto (si es suave, rugoso…).


La vista 

Es quizás el sentido más complejo de todos y merecería un artículo aparte.

Los recién nacidos permanecen la mayor parte del tiempo con los ojos cerrados. Y aunque los abran, no lograrán ver prácticamente nada.

Su visión será en blanco y negro, y sólo para objetos que estén a unos 20 centímetros, más o menos la distancia que hay entre él y su madre mientras le da el pecho.

Como no, uno de los primeros objetos que podrá distinguir será la cara de su madre y podrá asociarlos a sensaciones placenteras como caricias.

Poco a poco, se verá más atraído por objetos de colores llamativos y con contraste de color.

Hasta los 6 meses de vida no se desarrollará la visión del color, y ya podrá reconocer objetos a más distancia.


El olfato

He dejado este sentido para el final porque me fascina que sea uno de los más instintivos.

Los bebés utilizan este sentido por pura supervivencia. Con él podrán buscar el pecho de la madre para alimentarse, guiado por el olor del calostro. Necesitarán estar siempre cerca de su mamá, percibiendo su olor, para asegurar su alimento y protección.

Mucho cuidado con utilizar perfumes y cremas con fuerte olor, ya que no podrá distinguir el olor natural de su madre.

Escriba un comentario

Usted debe ser registrado escribir un comentario.